martes, 2 de marzo de 2010

CUENTA LA HISTORIA: "PAOLO GUERRERO ANTES DE LLEGAR A ALEMANIA"


En el 2001, Wolfgang Dremmler, ex mundialista alemán y entrenador de menores del Bayern Múnich, llegó a Lima. Fue a ver un partido de la Sub 20 de Alianza Lima y quedó impresionado con las condiciones de dos futbolistas: Roberto Guizasola y Paolo Guerrero.
Dremmler averiguó la situación de ambos jóvenes de 17 años y ninguno tenía contrato profesional. Cumplían la mayoría de edad y, según la FIFA, quedaban en libertad de emigrar. Los dirigentes aliancistas intentaron bloquear la oferta y mantener en el club a ambos jugadores o, en todo caso, participar de la negociación.
Guizasola aceptó las condiciones en agradecimiento a un directivo que lo formó y educó. Guerrero asesorado por sus representantes decidió irse a Alemania. Alianza presionó por todos lados. “Chalaca” Gonzales, entrenador de la selección Sub 20, tenía prohibido siquiera invitar a Guerrero a la Videna. La federación defendió a muerte la posición aliancista y castigó al futbolista, quien no fue al Sudamericano Juvenil. Franco Navarro, el DT profesional blanquiazul, promovió a Paolo, pero cumplió la orden de que no debute oficialmente. Apenas alineó unos minutos ante Peñarol en un amistoso. Cuando Guerrero le comentó la posibilidad de pasar una prueba en Bayern, Navarro respondió con una desafortunada frase:
—¿Al Bayern? Será a Bayer para preparar Baygón y matar cucarachas.
Guerrero presentó un certificado médico y dejó de entrenar en Matute. Luego de un largo proceso legal, la FIFA le otorgó la libertad y pudo fichar por Bayern Múnich. Wolfgang Dremmler continúa observando jóvenes por todo el mundo. Paolo Guerrero juega en el Hamburgo y Roberto Guizasola no es titular en Juan Aurich. Franco Navarro dirige equipos chicos.
Fuente: El Comercio Perú/Daniel Peredo.
Publicar un comentario